Experiencias del campo de aprendizaje cultural PazCiencia

Experiencias del campo de aprendizaje cultural PazCiencia

Ratings
(0)

Docentes de la Licenciatura de Sociales nos cuentan las acciones educativas desarrolladas con estudiantes.


Por Andrés Bernal

Oficina Asesora de Comunicaciones

Desde el aula y mediante estrategias institucionalizadas, la Universidad de Cundinamarca trabaja incansablemente por fomentar una cultura de paz, de reconocimiento de la diversidad y de respeto por las diferencias en la comunidad académica.

A este respecto se realiza una importante labor desde el Campo de Aprendizaje Cultural (CAC) PazCiencia, perteneciente a la Facultad de Educación. Los docentes de la Licenciatura de Sociales Germán Andrés Jauregui y Yury Magnolia Arias nos cuentan la historia de este CAC y algunas de las acciones educativas que se han implementado en él.

El profesor Andrés Jauregui narra que a partir de la implementación del llamado Proceso de Paz en Colombia como una oportunidad histórica para que cesaran décadas de conflicto armado, con sus inherentes problemas sociales, y de dolor y sufrimiento para miles de personas en nuestro país, estudiantes y docentes de la Licenciatura de Sociales tuvieron la iniciativa de implementar un proyecto con Instituciones Educativas de la zona de influencia de la sede Fusagasugá, denominado Acciones Afirmativas para la Paz, en el cual se asesoraba a dichas instituciones para la implementación de la asignatura Cátedra de la Paz, recién reglamentada para entonces por el gobierno nacional.

En ese marco, algunos estudiantes de la Licenciatura desarrollaron sus tesis o realizaron sus prácticas pedagógicas. Posteriormente, a finales del año 2018, se realiza el lanzamiento oficial del CAC PazCiencia como propio de la Facultad de Educación, pero con miras a ampliar su influencia a todas las sedes y extensiones de la Universidad. Desde entonces, el trabajo del CAC ha ido integrando cada vez más estudiantes, profesores, semilleros de investigación y otros campos de acción, en pro de analizar, en conformidad con la misión de la Universidad, esta coyuntura particular del Proceso de Paz y las oportunidades que este abre.

Una articulación importante que ha logrado el CAC ha sido con el Semillero de Historia de Cundinamarca, con el que conjuntamente se ha creado un espacio radial llamado Historia, Conflicto y Paz, para visibilizar la historia del conflicto armado en Colombia, sus orígenes, y el contexto de nuevas violencias en que nos encontramos en la actualidad. Otro espacio que se ha abierto es la Cátedra de Paz, concebido para invitados externos, expertos en diferentes temáticas de cultura, pedagogía, educación para la paz, historia del conflicto armado en Colombia, la importancia de que salga a la luz la verdad en el marco del conflicto armado, el trabajo de la Justicia Especial para la Paz JEP, y otros temas como diversidad y expresiones artísticas, mediante las cuales sin duda también se puede hablar de cultura de paz.

La profesora Magnolia Arias nos cuenta sobre otro eje temático del CAC PazCiencia, el fomento de la no discriminación, a partir de un principio fundamental: la paz no es simplemente la ausencia de

guerra. El imaginario de que la paz significa meramente el cese del conflicto armado es consecuencia de las condiciones histórico-políticas de nuestro país. El concepto de paz va mucho más allá. Tiene que ver por ejemplo con la disminución de la discriminación. Y en el CAC se han realizado unas importantes propuestas académicas formativas en aula, así como conferencias y talleres, en los cuales se realiza con los estudiantes y público asistente el ejercicio de la formación político-ciudadana.

Hay un principio muy importante que se ha tratado en estos eventos: para hacer un verdadero ejercicio ciudadano debemos entender los conceptos de nación y estado, y los conceptos de ciudadanía y de derechos. A partir de allí las personas, teniendo como base su entorno y su vivencia, pueden llegar a entender que el otro tiene una esencialidad similar a la propia, en cuanto a que todos somos humanos, y por cuanto somos humanos, tenemos dignidad, y acceso a los derechos.

Por ejemplo, recientemente se realizó un taller en el cual se trató el tema de la inclusión a partir de los derechos. En este se tomaron como casos de estudio a las siguientes poblaciones que son objeto de inclusión: población con discapacidad, población con talentos excepcionales, poblaciones étnicas, poblaciones víctimas de la violencia, poblaciones de reinsertados y poblaciones de frontera. El ejercicio fue muy interesante pues se partió del hecho de que Colombia tiene por lo común una mala formación político-ciudadana y por lo tanto hay conceptos que no se entienden. No se puede dar por sentado que la gente y los estudiantes en general entienden el concepto de discriminación. Ahí hay que llevar a cabo un proceso educativo, en el cual cada quien reconozca su lugar, y reconozca quién es, qué situaciones conducen a que sea discriminado o a que adopte una conducta discriminatoria.

De esa manera se puede llegar a un punto de aprendizaje real, no del tipo axiomático, es decir, no desde el punto de vista del “tú debes…”. Este último sería un aprendizaje simplemente inductivo o uno donde nos comportamos conductistamente y creemos erroneamente que la gente ya ha asimilado comportamientos.

En el taller que se mencionó, junto con los estudiantes y a través de preguntas, se va construyendo conocimiento acerca de qué son los derechos humanos, por qué son universales, qué trasfondo hay en la Constitución Política de 1991, de qué manera tenemos que asimilar que el Estado y los ciudadanos tienen que acoger a las personas que han sido históricamente excluidas o históricamente vulnerables. Estas son acciones educativas que se hacen desde el CAC PazCiencia. En este momento se está trabajando con el proyecto de inclusión que surgió en la Licenciatura en 2019 y que ha ido creciendo con miras a realizar acciones educativas reales. En conclusión, nos dice la profesora Magnolia, la Cátedra de la Paz debe abordarse desde el aspecto histórico y desde el aspecto formativo político-ciudadano, para que los estudiantes, futuros docentes, lleguen a ser replicadores sociales.

La invitación final desde este CAC PazCiencia es a que nos reconozcamos como una nación ricamente diversa y nos esforcemos por entender las causas de nuestros conflictos, que hacen parte intrínseca del ser humano y del vivir en sociedad y que se pueden resolver con argumentos. Asimismo, a respaldar plenamente los procesos de paz en nuestro país. Que pasemos de las simples consignas, que se van desgastando, a asumir comportamientos político-ciudadanos como la defensa de las ideas, la libertad de expresión, la participación política, el debate, la crítica, la reflexión, y evitar

volver a caer en el terrible error del pasado de tomar las armas para resolver esas contradicciones inherentes al ser humano y a la sociedad.

  • Visto: 219