El virus que lo está cambiando todo

El virus que lo está cambiando todo

Ratings
(1)

Por Edwing Harvey Rodríguez
Oficina Asesora de Comunicaciones
 
Alrededor de 7.625 millones de personas que habitan el planeta actualmente, sintieron por primera vez en sus vidas estar al mismo nivel, y no por aspectos económicos, raciales, culturales, religiosos, deportivos ni musicales, sino por un virus que dejo al descubierto la fragilidad y vulnerabilidad humana que no respetó a poderosos ni endebles, a ricos ni pobres que usurpó la tranquilidad de las mansiones y los caseríos, demostrando que la ciencia y la tecnología aún en sus mejores momentos y más acelerados avances no siempre son suficientes para resguardar la aparente superioridad humana.
 
En el mes de enero cuando veíamos las imágenes de la ciudad china de Wuhan desierta y toda una región, Hubei, con sus 60 millones de habitantes, paralizada y confinada para detener la expansión del nuevo coronavirus, pocos podíamos imaginar escenas similares en nuestro territorio unas semanas más tarde, tampoco podíamos imaginar que se viviera en casi la totalidad del planeta, ya que al momento de ver estas imágenes, la mayoría de personas creyeron que China al ser el país que se considera con mayor desarrollo en el mundo lograría controlar el virus sin mayores consecuencias.
 
Debido a la crisis varias reflexiones han resultado, entre ellas, la que hacen los indígenas en la Sierra Nevada de Santa Marta publicada en el diario El Tiempo “La enfermedad de los hombres es la enfermedad de la naturaleza, porque cuando ella se enferma también se enferma el cuerpo humano”. Por otra parte, la reflexión de los indígenas del putumayo, “Dios y la Madre Tierra están haciendo un llamado de atención al hombre para que ejerza un cambio”. Reflexiones similares del medio ambiente han hecho la mayoría de religiones, unidas a mensajes de comportamiento humano como el expresado a nivel mundial por el Pontífice Católico Papa Francisco el pasado 27 de marzo: “Opinó que las personas han avanzado durante años sintiéndose “fuertes y capaces de todo, codiciosos de ganancias”, dormidas “ante guerras e injusticias”, sin escuchar a los pobres y los enfermos, y pensando en que estaban “siempre sanos en un mundo enfermo”.
 
Los ambientalistas también han levantado su voz durante esta crisis para informar al mundo, cómo el medio ambiente ha mostrado cambios positivos debido al cese de la mayoría de actividades humanas, pero así mismo, algunos expertos muestran preocupación temiendo que al reactivarse la producción mundial (en caso de que así suceda) vendría una sobrecarga contaminante para el planeta que afectaría severamente al medio ambiente, causando aún peores efectos que los ya vividos.
 
Mirando ahora el panorama desde el interior de nuestro país, comunidades y sectores que no pueden detenerse han vivido un cambio drástico e impactante, especialmente el sector salud, ya que el personal, en gran parte del país ha sufrido un distanciamiento casi total de su familia, teniendo algunos que habitar en hoteles adecuados para su descanso y realizando sus labores sin contar con los elementos adecuados para enfrentar esta pandemia.
 
Otro sector que se encuentra desorientado es el agrícola pues por más que el Gobierno Nacional manifieste garantizar la producción, algunos agricultores han perdido sus productos debido a los altos costos de los insumos y a los temas de exportación como en el caso de la uchuva y la gulupa entre otros, obligando a algunos campesinos a buscar soluciones y a vender los productos en sus mismos sectores de siembra, llegando incluso a realizar en casos específicos el olvidado trueque.
 
Son muchos los sectores afectados por la cuarentena, entre ellos, los transportadores, aerolíneas, empresarios, trabajadores informales, comerciantes, constructores, hoteleros, deportivos, estéticos, turísticos, publicitarios, y muchos otros que sin duda, tratan de adaptarse a esta crisis que no se sabe con certeza cuando finalizará.
 
Lo cierto es que esta pandemia causada por el covid-19 lo ha venido cambiando todo, desde los aspectos más notorios a nivel global hasta los aspectos más íntimos de cada hogar, cambiando la forma de expresar cariño, impidiendo visitar a nuestros familiares y amigos que se encuentran fuera de casa,  permitiéndonos una comunicación virtual que hace apenas unos meses nos alejaba de los que se encontraban cerca de nosotros pero que ahora la cambiaríamos por un abrazo un beso o un fuerte apretón de manos.  
  • Visto: 163